La línea de peluches coleccionables “Grinpins” de Falabella está pensada para educar a niños e incentivarlos al cuidado del medioambiente.
Por cada Grinpin vendido en Chile, Perú, Argentina y Colombia, se regalará un árbol nativo a los bosques de Chile junto a Fundación Reforestemos.

A un mes del día del Niño, Falabella lanzó una nueva campaña para incentivar la educación medioambiental y recuperar nuestros bosques nativos. Se trata de una nueva línea de peluches llamados Grinpins.

Por la compra de cada Grinpin, la compañía regalará un árbol nativo a Fundación Reforestemos para los bosques nativos de Chile. Cada persona que compre uno de estos peluches recibirá un link en su correo electrónico, en el que podrá conocer un poco más sobre el árbol nativo que regaló junto a su Grinpin, visitar el bosque virtual oficial de la campaña y descargar un certificado con su aporte.

“Los niños son los guardianes de nuestro planeta, por lo que es fundamental inculcarles desde temprano la importancia que tiene para el bienestar del mundo el cuidado de nuestro medioambiente. Este proyecto es un gran ejemplo de iniciativas público-privadas que conllevan un alto valor socio ambiental. Esta campaña es una excelente iniciativa impulsada por Falabella que permitirá educar a los niños sobre la importancia de temas tan relevantes como nuestro medio ambiente, los recursos naturales, la reforestación y el reciclaje” señaló Suzanne Wylie, directora ejecutiva de Fundación Reforestemos.

Los Grinpis son cinco peluches en forma de erizos aventureros, amantes de la naturaleza, muy comprometidos con el cuidado del planeta. Les encanta descubrir nuevos lugares y disfrutar de los juegos al aire libre. Sus nombres son: Flopin, Pipin, Lupin, Rocpin y Joplin y cada uno se enfoca en una R: reciclaje, reducir, reeducar, reparar y reutilizar. Los peluches Grinpins están hechos con más de 75% de materiales reciclados. El embalaje también está hecho de material reciclado y certificado por Forest Stewership Council®, asegurando que proviene de bosques manejados de manera responsable. Además, no tiene elementos plásticos para facilitar su reciclaje.

La línea de peluches coleccionables será lanzada en Falabella Chile, Perú, Argentina y Colombia. Con este aporte, Falabella espera llegar a cumplir un aporte de 100 mil árboles nativos, con el fin de incentivar e impulsar la recuperación de los bosques nativos de Chile.

La gerente de Comunicaciones y Sustentabilidad de Falabella Retail, Laura Viegas, destacó que el desarrollo sostenible y el cuidado del entorno son ejes fundamentales en la gestión de la compañía. “Esta iniciativa reafirma nuestro compromiso de contribuir al cuidado de nuestros ecosistemas, propósito en el que hemos trabajado durante los últimos ocho años en conjunto con la Fundación Reforestemos. Hoy queremos involucrar también a nuestros clientes, motivándolos e inspirándolos en la tarea de recuperar nuestros bosques nativos y así sumar esfuerzos en el cuidado del planeta”, comentó.

El aporte irá dirigido a apoyar los programas de donaciones y jornadas de educación ambiental de la fundación, los que tienen como fin incentivar e impulsar la recuperación de bosques, el desarrollo de actividades económicas en torno a la explotación no maderera de los bosques nativos y promover un manejo sustentable de éstos. Este programa está enfocado a entregar apoyo a pequeños propietarios, apicultores, comunidades y cooperativas de distintas partes del país, por medio de la entrega de árboles nativos. Serán futuros bosques nativos que tendrán suma importancia para la industria apícola y abrirán un sin fin de nuevas oportunidades económicas, ya que colaboran con la producción de miel y sus derivados que son utilizados en productos cosméticos y medicinales.  A su vez, crean un hábitat para las abejas y para la flora y fauna que habita en ellos, lo que influye directamente en la protección y recuperación de los ecosistemas.

Falabella ha sido históricamente parte de Fundación Reforestemos, sumándose el año 2012 como empresa fundadora de Reforestemos Patagonia, siendo desde los inicios un socio clave y apoyando la expansión y crecimiento de la fundación en el año 2017, al convertirse en Fundación Reforestemos. Hasta la fecha, la empresa ha logrado aportar con casi 50.000 árboles nativos, además de participar constantemente en jornadas de educación, como fue la actividad en el Liceo Mirella Catalán de Paredones, voluntariados de reforestación junto a sus colaboradores y sumando cada año aportes en árboles, como medida de compensación de sus catálogos navideños.

Revisa la noticia completa aquí 
;