Green Glass

Green Glass por la reforestación de nuestros bosques nativos

Como fundación, estamos convencidos de que para crear una sociedad sostenible es de vital importancia entender a las empresas como movilizadoras de proyectos sociales. Y, para nuestra buena suerte, Green Glass también lo ve de esa manera.

Este emprendimiento que partió como un sueño, logró transformarse en una empresa que, además de su enorme crecimiento, contribuye a la protección del medioambiente. Un importante ejemplo de sus acciones para cuidar al planeta es la donación que realizan de sus vidrios sobrantes a Coaniquem, institución que se encarga de vender estos residuos a cristalerías para que vuelvan a convertirse en botellas.

Gracias a este compromiso, es que Green Glass se unió a nuestra fundación en el año 2018, creando los vasos oficiales de Reforestemos –decorados con ilustraciones de árboles nativos como el canelo, boldo y coihue– y que contribuyen a la reforestación. Y es que por cada pack vendido, se dona un árbol para los bosques nativos de Chile. Además, el material de los productos proviene de botellas de vino recuperadas de la basura, para evitar que terminen en desecho.

Pero como fundación no solo recibimos la donación, sino que junto al equipo y colaboradores de Green Glass, fuimos a plantar sus propios árboles, a través de una jornada de reforestación, la que se llevó a cabo en Bosque Santiago, primer centro de educación ambiental al aire libre, perteneciente al Parque Metropolitano. La actividad contempló una cifra simbólica de los ya más de cinco mil árboles que la empresa ha donado por medio de las ventas de esta alianza, la que se tradujo en 87 árboles plantados en terreno por el equipo Green Glass.

Durante esa jornada, en medio de la naturaleza, todos quienes participaron pudieron aprender más sobre diferentes especies, las técnicas que implementamos como fundación para plantarlas y, por sobre todo, la importancia de reforestar con árboles nativos. Además, según aseguró el equipo de Green Glass, la instancia también sirvió para unirse como equipo y conocerse en un ambiente distinto.

El caso de Green Glass sirve de referente para muchos emprendedores. Actualmente está alcanzando un buen posicionamiento en el mercado nacional, pero también en el extranjero, ya que la empresa exporta casi el 30% de su mercadería. Además, no hay dudas de que su fundador, Óscar Muñoz, logró demostrar que sí se puede emprender siendo amigable con el medioambiente.

 

;