date_range28.06.19

En el día del árbol, iniciamos un proyecto icónico en la Reserva Nacional Laguna Torca como parte de nuestra iniciativa #ReforestemosMaule

Con motivo de la celebración del Día internacional del Árbol, Fundación Reforestemos inició un nuevo proyecto para su iniciativa #ReforestemosMaule. Se trata de la primera actividad de reforestación al interior de un área silvestre protegida de la región, la que se llevará a cabo en la Reserva Nacional Laguna Torca, principalmente ocupada por árboles exóticos, los que fueron plantados entre los años 1912 a 1950 para para evitar el avance de las dunas y proteger así al pueblo de Llico, creando oficialmente la Reserva en el año 1985. Esta medida fue exitosa para detener esta expansión, sin embargo, no representa a las especies de flora nativas de la zona.

La reserva representa uno de los ambientes húmedos más importantes de la zona central del país, ya que tiene una gran densidad y diversidad de avifauna, la que en parte no es posible encontrar en otros lugares de la zona central. La zona cuenta con cerca de 106 tipos de aves y se pueden encontrar incluso especies catalogadas en peligro de extinción como es el cuervo del pantano y el cisne coscoroba; especies vulnerables, como el cisne de cuello negro, el águila pescadora y el quique; y especies raras, como la garza cuca y la gaviota garuma.

“Como fundación, uno de nuestros objetivos es fomentar la biodiversidad y apaciguar, de alguna forma, el cambio climático por medio de la reforestación nativa. Es fundamental entender la importancia vital que tienen los árboles nativos en nuestro medioambiente, regulando por ejemplo las temperaturas y siendo el hogar de gran cantidad de fauna, por lo que es muy importante que una zona tan diversa como esta, que alberga un sin fin de especies de fauna nativa, vuelva a contar con abundantes especies de flora endémica. Además, El ciclo de vida de los árboles presentes nos sitúa en un buen momento de comenzar a planear y proyectar su recambio. De esta forma, también contribuiremos a la Reserva y a las áreas silvestres protegidas de Chile con un punto de acercamiento a un núcleo de vegetación nativa para el público visitante” señaló Suzanne Wylie, directora ejecutiva de Reforestemos.

El proyecto tiene como objetivo incorporar vegetación natural dentro de la matriz de bosque exótico que caracteriza al sector, contribuyendo al incremento de áreas naturales y de alto valor ecológico dentro de la reserva, y a la vez de potenciar la investigación sobre el establecimiento de especies nativas.

La reforestación contempla plantar cerca de 3.400 árboles nativos, considerando especies como el Quillay, Litre, Maqui, Molle, Corcolén y Maitén.

“Para Conaf, el convenio firmado con la Fundación Reforestemos representa un aporte significativo en la conservación y desarrollo del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas por el Estado (SNASPE). Sin lugar a dudas, la vinculación con organismos externos a nuestra corporación, aporta significativamente en el trabajo diario que desarrollan en las unidades. Por otra parte, este proyecto es pionero en nuestras unidades, dado que abre una puerta para incorporar vegetación nativa en sectores donde las especies exóticas han cumplido una labor importante en el control del avance de las dunas, abriendo a su vez oportunidades de ensayos con especies nativas que pueden ser aprovechadas por la academia, formando y dando valor a futuros profesionales del área de la conservación, aportando a la vez en la inclusión del turismo a través de la educación ambiental”, fueron las palabras de Marcelo Mena, Director regional de Conaf Maule.

SOBRE FUNDACIÓN REFORESTEMOS

Fundación Reforestemos nació después del último gran incendio ocurrido en el Parque Nacional Torres del Paine, en diciembre de 2011, el que destruyó más de 17 mil hectáreas, bajo el nombre de Reforestemos Patagonia.

Luego de los trágicos incendios forestales del año 2017, la Fundación vivió un proceso de expansión, donde se definió su nueva identidad como Fundación Reforestemos, para así ocuparse de la gran tarea de reforestar otras zonas dañadas del país por los catastróficos incendios. Después de casi ocho años de existencia, se refuerza el interés por avanzar en un plan de educación para colegios, niños y jóvenes con el fin de generar una cultura medioambiental en nuestro país.

A la fecha, la Fundación ha contribuido con la plantación de más de medio millón de árboles nativos en 8 regiones del país, trabajando en más de 45 comunas. Paralelo a sus iniciativas de reforestación, la Fundación cuenta con un fuerte programa de educación ambiental escolar, #ReforestemosEduca y un programa de donación de árboles nativos a pequeños propietarios y apicultores, a través del cual se han donado más de 100 mil árboles. Además, ha logrado importantes reconocimientos, como el premio otorgado por INJUV el 2018, por colaborar de forma concreta para combatir el cambio climático, en línea a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

;