date_range21.06.19

Fundación Reforestemos realiza nuevo ciclo de actividades en el Maule, donando más de 24 mil especies nativas e impactando a más de 600 estudiantes

Junio, 2019. En la Región del Maule, Fundación Reforestemos comenzó un nuevo ciclo de actividades que dio inicio por medio de dos donaciones de árboles nativos, sumando más de 24.000 especies entregadas a las comunas de Constitución y Empedrado. Estas actividades se realizan en el marco del desarrollo del proyecto “Reforestación nativa y desarrollo forestal sustentable”, el que se lleva a cabo en la región gracias a la adjudicación del Fondo de Protección Ambiental (FPA), entregado por el Ministerio del Medio Ambiente a la fundación.

En la comuna de Constitución, la fundación donó 6.700 árboles nativos a apicultores y pequeños propietarios que poseen interés en plantar árboles nativos en sus terrenos. En total, fueron 104 los beneficiarios que recibieron especies de Quillay, Peumo, Maqui y Hualo. Por medio de estas donaciones la fundación busca aportar a la protección de las abejas y fomentar el rubro apícola en el mediano y largo plazo en la región a través de la plantación de especies nativas.

Por otro lado, en Empedrado se realizó una donación de 18.200 árboles nativos, específicamente de Quillay, Peumo, Maqui, Hualo y Murta, beneficiando a veintitrés apicultores de la zona y propietarios de la comuna, que contó con la presencia del alcalde, Manuel Báez.

Además de la donación de árboles, Fundación Reforestemos realizará una jornada de educación ambiental en el Liceo Polivalente Enrique Mac Iver de Santa Olga, ubicado en la comuna de Constitución, en la que participarán veintidós alumnos de primero medio y profesores del establecimiento. Para esta actividad se plantarán cincuenta especies nativas del tipo Quillay, Peumo, Maqui y Hualo, más la instalación de sus protectores individuales. La jornada contará con un módulo teórico y uno práctico, donde los alumnos participarán de una charla de educación ambiental, impartida por un profesional de la materia, para luego pasar a la práctica y plantar especies nativas dentro del liceo.

Suzanne Wylie, Directora Ejecutiva de Fundación Reforestemos, destacó la importancia de esta colaboración en la región del Maule, señalando que “las especies donadas tienen grandes beneficios, específicamente porque colaboran con la polinización, por lo tanto, es esencial en el desarrollo económico de los pequeños y medianos productores apícolas de estas comunas”. Por otra parte, se refirió a la importancia que tienen las jornadas de educación ambiental -las que son parte de la iniciativa #ReforestemosEduca que recientemente lanzó la fundación-, señalando que “la educación ambiental es un pilar clave que debemos potenciar como sociedad, para generar conciencia sobre la importancia de cuidar y preservar nuestro patrimonio natural y los bosques nativos. Necesitamos contar con una ciudadanía activa, donde todos participen en la construcción del desarrollo sustentable del país y para esto necesitamos que, desde niños, las personas entiendan la necesidad imperante de proteger nuestro planeta, que está cada vez más degradado” fueron sus palabras.

Por su parte, el Seremi del Medio Ambiente de la Región del Maule, Pablo Sepúlveda, sostuvo que “este Fondo de Protección Ambiental apunta a generar conciencia y sensibilización sobre la importancia de recuperar nuestra flora nativa, la que se vio fuertemente afectada por los incendios forestales del año 2017. Esta iniciativa además, está orientada a instalar capacidades en la comunidad educativa sobre el cuidado del entorno natural, el que provee múltiples servicios ecosistémicos, los que deben ser valorados, porque generan un mayor bienestar y calidad de vida para los habitantes de esta zona”.

SOBRE FUNDACIÓN REFORESTEMOS

Fundación Reforestemos nació después del último gran incendio ocurrido en el Parque Nacional Torres del Paine, en diciembre de 2011, el que destruyó más de 17 mil hectáreas, bajo el nombre de Reforestemos Patagonia.

Luego de los trágicos incendios forestales del año 2017, la Fundación vivió un proceso de expansión, donde se definió su nueva identidad como Fundación Reforestemos, para así ocuparse de la gran tarea de reforestar otras zonas dañadas del país por los catastróficos incendios. Después de casi ocho años de existencia, se refuerza el interés por avanzar en un plan de educación para colegios, niños y jóvenes con el fin de generar una cultura medioambiental en nuestro país.

Actualmente, la Fundación ha contribuido con la plantación de más de medio millón de árboles nativos en ocho regiones del país. Además, ha logrado importantes reconocimientos, como el premio otorgado por INJUV el 2018, por colaborar de forma concreta para combatir el cambio climático, en línea a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

 

;