Blog Fundación Reforestemos

12.08.13

Costumbres y tradiciones

Si de costumbres y tradiciones se trata, la Patagonia Chilena es un lugar que guarda miles de detalles y símbolos que encantan a cualquiera. La mayoría de los habitantes de la Patagonia vienen de largas generaciones en el lugar, donde sus principales preocupaciones eran hacer patria y sobrevivir de la mejor manera a las características climáticas y de lejanía.

Los pobladores de la Patagonia llegaron de diversos lados como Valdivia, Osorno y muchos de Argentina, por lo que existe una mezcla de ambas culturas en la región. El huaso chileno y argentino se unen a través del tiempo, apareciendo el denominado “gaucho”, quien es conocido como “el que vive en la pampa”. No se sienten ni muy chilenos, ni muy argentinos, sino gente de la Patagonia.

De la necesidad de subsistencia y de mejorar su calidad de vida día a día nacen los tejidos multicolores, gracias a las ovejas criadas en la zona. Mantas, ponchos, gorros, polainas y chalecos bien gruesos se convirtieron en la vestimennta típica del lugar, que más que una moda, solo fue necesidad para hacer frente al intenso frío del lugar.

Pero los patagones no solo han confeccionado ropa adecuada para el lugar, sino que han desarrollado muchas habilidades para ser autosuficientes. La mayoría de ellos saben hacer quesos, mermeladas y tienen invernaderos con otras verduras, de tal manera de no requerir ir a otros poblados más lejanos.

Una de las tradiciones más emblemáticas viene de la mezcla con la cultura argentina. El mate no solo es una bebida que sirve para calentarse, sino que refleja la forma de vida del patagón y como éste recibe en su casa. Se toma con calma y conversando, ya que “el que se apura en Patagonia, pierde el tiempo”.

El mate también sirve para transmitir intenciones, sin decir las cosas de frente, sino que a través de códigos. Si le dan un mate con limón, significa disgusto; si está frío es indiferencia; con la bombilla hacia atrás es desprecio.

El caballo es otro de los pilares fundamentales en la vida de los habitantes de la patagonia. Mujeres y hombres conocen y dominan al animal desde pequeños, ya que es su fuente de trabajo, movilización y muchas veces, su principal compañero.

Un comentario.